2009/03/06

Patinódromo

Hay algo más sobrecogedor que el mar agitándose en la oscuridad de la noche. Esas poderosas olas, esas incontables toneladas de agua salvaje debatiéndose en la soledad azul del océano, esa inercia energética que arrastra agua y más agua contra las playas, para luego en un estrépito espumante volver al centro del mar, como quien vuelve cíclicamente a las bondades un hogar conocido pero a la vez, siempre inhóspito.
La habitación del hotel da al mar, tengo toda la noche para despojarme de las aceleraciones del corazón, para que poco a poco se vayan retirando de mi cuerpo, como oleadas sanguíneas de fervor, se vayan retirando al océano de fuego a donde verdaderamente pertenecen, al inabarcable corazón de las bandas.
Esta noche en el Patinódromo me saturé de emociones, ahora, karma inestimable de rocker, solo queda este cuero trepidante, esta memoria subyugada traficando una y otra vez imágenes sumamente poderosas, este palpitar que no me abandonara, lo sé, hasta bien entrado el día o hasta que el último mazazo de un wisky doble prematuramente me sepulte entre el epitelio de la sábanas.
Me siento junto a la ventana y el silencio de la noche es invadido por los cánticos incansables de las bandas que como un zumbido sumamente agradable permanece en el cuenco de mis oídos “es un sentimiento, no puedo parar” ¿Que significa “ser un sentimiento”?. Será este hormigueo en la piel propio de un orgasmo desesperado que no cesa y que te aprisiona hasta asfixiarte dulcemente. Quisiera que este cuerpo no sea mío o sea mío para siempre. Que este gabán de carne raída cubra mis huesos con la memoria siempre viva de las doce mil voces de esta noche.
Pierdo la mirada entre el difuso horizonte, que cuesta distinguir entre una gama extensa de azules y negros, de entre ese horizonte surgen los cuerpos erguidos, los músculos tensos de las bandas, las chicas en musculosa en la fría noche de marzo, los torsos desnudos de los pibes trepándose sobre sus propios cuellos para colgarse de mis canciones y descolgase sobre el magma humano ,otra vez, una vez más como si todo esto nunca terminara y se regenerara desde el misma materia con que esta hecha la pasión.
“Un ángel para tu soledad”, empieza a ser la canción que concebí. Noto como lentamente se ha ido convirtiendo en el himnito que es hoy. Desde la intro se nota como comienza a tener vida, a tener retorno. Le llamo retorno a la respuesta emotiva que encuentra en la gente, ese repiquetear de corazones que comienza a tallar como el instrumento más importante de la canción. Se siente toda esa energía viniendo de la gente, invadiendo el ambiente como una presencia plena de plasticidad y polenta.
El punto extático. El climax profundo de la noche en el Patinódromo. “Juguetes perdidos”. Satori. Un simún de vibraciones protoemotivas invadió el campo de punta a punta. Una suerte de crepitar de millones de bichos ante la inminencia de la tormenta antecedió a los primeros acordes del tema al igual que si miles de corazones se frotaran entre sí para activar la física de nuestra música. Muchas veces ese murmullo inicial, ese momento en que los pibes se dicen al oído el tema que va a venir, es de una inusitada fragancia sonora, como si una advertencia general dijera “ Estamos en la breve víspera de un gran banquete de los sentidos, man”. Siempre estuve muy atento a esto, en el abrupto comienzo de La Bestia Pop, donde es más difícil captarlo o en JIJIJI donde la inconfundible introducción marcada por el Ey! Ey! de la gente y el mío propio hacen más notorio este tipo de rumoreo espectante.
Ahora es el turno de “Juguetes perdidos”, el nuevo himno que ya adoptaron las bandas, que de entre los caminos enredados de mi inspiración ha dejado escapar Patricio Rey, ese tunante magníficamente inasible. En el Patinódromo los primeros acordes de Skay sembraron el delirio. Yo me fui acercando al micrófono como un sacerdote a punto de practicar una misa de placer, afectividad y reivindicaciones. Sentí como nunca una intensa sequedad en la garganta, pero no era momento del agua o del wisky, era el tiempo de afrontar los mágicos vendavales de la música rock.
Cerré los ojos, en verdad los entorné para mirar como a través de un velo de sueño ese mar de cabecitas que iban a comenzar a segregar húmeda adrenalina cuando las cuerdas de mi voz se tensaran como un arco y se dispararan las palabras como flechas incendiarias. Me concentré en el ronroneo duro de la primera estrofa, tratando de que la piel de gallina del ambiente no me quiebre. Cuando levante un poco más la cabeza del micrófono fui consciente del espectáculo increíble que mi campo visual me brindaba. Vi todas las banderas, todas las telas con sus inscripciones ofrecidas a la banda, las vi cruzarse con prolijidad sobre sus cabezas, llenas de brazos sosteniéndolas. Skay parecía con su guitarra darle más solemnidad a la marcha, lo miré y lo vi con la vista fija puesta en el encordado, apenas se atrevía a mirar adelante. Entre las banderas divise fuegos rojos y verdes de bengalas, miles de encendedores que componían un rostro de mil ojos de fuego. Los alaridos finales fueron una buena descarga.
“...Por primera vez vas a robar algo más que puta guita...” significaba realmente algo.

4 comentarios:

Ariel dijo...

como te vengo diciendo siempre no
segui asi, siempre estoy esperando estos textos
no se si fue un error o no se pero pusiste dos veces el mismo texto pero con distinto titulo, capaz te equivocaste de texto en uno de los dos, no se
igual excelente

ELSA CICUTA dijo...

JAMÀS ENTREGES TU INSOLENCIA...QUE EL SILENCIO PUEDE SER LLENADO POR OTROS QUE NO LO ESPLICAN CON TANTA PASIÒN!!! TE SIGO... LEYENDO , BESO!

Anónimo dijo...

loco la verdad que te vuelan la cabeza y me da bronca tener que hacer esta pregunta por la cual me siento un pelotudo pero todos estos textos de donde salen ??? son textos posta o son pedazos de historia con agregados de datos y demas ... estaria bueno que me respondas ... de todas las formas posibles esta muy bueno todo lco y te tiene enchufado a la compu esperando terminar el que estas leyendo para empezar el otro y asi y asi bueno suerte con esto que esta muy piola

tano07 dijo...

Hola,
es mi primera visita en este blog, seguramente no será la última, leí solo este relato , hasta ahora y verdederamante hay muchos sentimientos expuesto en él, esos mismos sentimientos que son capaces de despertar en nos solo ellos, un "sentimiento" dificil de explicar y que bién supieron enseñarnos o supimos o quisimos aprender!! (bueno es dificil de explicar enserio,ja!)
Bueno ya me estoy extendiendo por demas, cosa rara en mí, queria felicitarte y desearte que sigas con esa inspiración, sin dudas, divina para escribir.
Hasta la proxima.
Un abrazo.
.